Lucía Etxebarría de Asteinza

Querida Lucy,

Hemos de reconocer que si tu literatura fuera fármaco sería uno genérico y que además sería una literatura sometida al deleznable sistema del copago: pago mediante los premios literarios y pago mediante la compra de tus novelas al por menor. Esta semana has sido cabeza de turca twittera debido a que te has quejado de que tu último libro elcontenidoseldilencio ha sido muy pirateado (mierda he puesto a bajar Avatar y se me ha bajado elcontenidodelsilencio.doc) y que te retiras durante tres años de la literatura porque no puedes vivir de ella. Y, pobrecita, en vez de recibir aliento por parte de tus seguidores, para que te quedes juntando palabras, lo que has recibido es un aplauso y una puerta abierta porque ya era hora de que nos dejaras de hacer de sufrir. Pobre Lucy. Y perdona las confianzas, pero después de haber leído tanto sobre ti en tus libros ya eres como una hemana (molesta) para mí.

Y es que eres un ser nacional muy denostado.  A la altura de Isabel Coixet, Elsa Lafuente (Pataky) o Mari Paz Campos Trigos. Sucede en estos tiempos actuales que lo que antes la gente comentaba en privado, cuando iba a desayunar y leía por casualidad algo tuyo, o cuando te escuchaba en la radio, ahora es patrimonio de lo público gracias a las redes sociales. En este sentido las redes están realizando una labor de justicia social. Están poniendo a cada uno en su sitio. Y claro,tú te has puesto a los pies de los caballos (por usar una terminología de sobremesa) y ahora echas alguna lagrimita de tristeza mientras que España pone de manifiesto la grimita que te tenía al estallar en alegría al enterarse de tu posible marcha. Porque parece ser, querida Lucy, que eres la única persona que no se había enterado que acumulas en tu propia persona los odios propios de un alguien que ha contagiado de ladillas a otro alguien.

Empezaste en esto de escribir cuando Almudena Grandes se nos hizo seria al juntarse con un poeta y no quiso publicar más libros guarros con la sonrisa vertical. Aprovechaste  entonces el hueco que había dejado ella y te instalaste en el psicodrama madrileño (y maquinero) sexual de tu vida. Aunque has repetido hasta la saciedad que no se trataba de libros autobiográficos (yo soy morena y mi protagonista es rubia).Vale.  Mi protagonista es filóloga inglesa y acaba de ser madre y tiene conflictos y celos con sus hermanas y su madre (como tú) y se tira a estrellas del Rock (como tú)… pero qué capacidad de improvisación vital que tiene esta Lucy.

Y luego llegó a tu vida el plagio. Y no has aprendido nada de ello. Ay Lucy, la otra acusada nacional de plagio se ha dedicado a lo que sabe hacer: plagiadora a tus tacones, se ha dicho. Ahora Ana Rosa triunfa en las mañanas y se ha olvidado por completo de que otros le escriban novelas absurdas. Tú, en cambio, intentaste ser tertuliana junto al Padre Apeles pero te salió el tiro por la culta porque como eres ancha de constitución y tienes un pelo valenciano que se deshidrata, pues como que te mueves mejor en el medio invisible (e inservible para la firma de autógrafos que es, para qué engañarnos, por lo que de verdad  te constituíste como escritora) de la radio en la que no se juzga tu apariencia de devoradora compulsiva de frapuccinosconextradecarameloporsolocincuentacéntimosmásporfavor.

Es público que hasta que te venía la próxima inspiración (o leías el fragmento de una novela que te gustara para copiar) de tu próximo libro te dedicaste a actualizar tu propia entrada en la wikipedia con una serie de “mentirijillas” piadosas sobre tu persona. Y es que Lucy llena eres de gracia.

Ahora te declaras sin recursos. Y sin memoria. Vamos a hacer cuentas de lo que has ganado en los últimos diez años:

1. El premio Nadal: 18.000 euros

2. El premio Primavera: 200.000 euros

3. El Premio Planeta: 600.000 euros

Y parece que ser que te has descapitalizado y que ahora no puedes llevar a tu descendencia a un colegio prepago como hasta este momento. Y es que los hijos son los que menos deben sufrir con los cambios: mantener las condiciones de vida actuales, suele decirse. Por este motivo quería darte unos consejos anticrisis puesto que dices no poder vivir sólo de la escritura durante los tres próximos años:

1. Haz un Interviú. Todos sabemos de las virtudes de tus tetas, no porque nos interesen en exceso, sino porque tú te has encargado de decir hasta la saciedad que los obreros siempre te los han piropeado mucho e incluso has intentado mostrar parte de ellos en alguna foto antimorbo (todo muy literario, claro), aunque si te dedices a hacer la portada tendrás que aguantarte con el siguiente titular: “Lucía Etxebarría plagia a la maja (desnuda)”.

2. Empieza el método Dukan (no, Lucy, comer semen de superiores a todas horas no es una dieta alta en alimentos protéicos) y en tres meses puedes ser solo pechos y ojos y darás bien en cámara. Te compras unos Loubotin reversibles (para ir dos días a la tele) y pones a parir a alguna folclórica. Ahí tienes asegurada una silla durante un año e incluso puede que heredes del buen hacer de Cristina Tárrega.

3. Trabaja. Vaya, esa opción no se te había ocurrido. Si no puedes vivir de la escritura (te recuerdo que solo un privilegiado uno por ciento de la población ejerciente en estos temas puede vivir de ello) pues ponte a dar clases de lengua a adolescentes que se masturban con tus primeras novelas y con tus tetas. También puedes prepararte una oposición a Registradora de la Propiedad Ajena. Allí, a pesar de ser tú, no hay discriminación posible. Según fuentes cercanas Isabel Coixet se está preparando las oposiciones para ser Inspectora de Hacienda.

Aseguras no buscar la polémica con tus declaraciones, por eso has dicho que Kurt Cobain era un gilipollas y un maltratador, has plagiado en poesía y prosa (por eso de que mezclar da resaca), has autocompletado tu entrada en la wikipedia , has afirmado hasta cinco veces que Elvira Lindo sería premio Planeta este año (a pesar de no haberse presentado) y ahora anuncias tu retirada de la tierra roja de Tara.  Se te ha acusado nuevamente de buscar publicidad al estilo Bebequeosfollenbien y tus últimas palabras entre cortinas de lágrimas (ojo que esta frase ya tiene copyright) han sido:

“Si yo quisiera una campaña de publicidad, me acostaba con un famoso, y por lo menos disfrutaría de ello” . Pero la pregunta es la siguiente: ¿Hay algún famoso que querría acostarse contigo? ¿Disfrutaría alguien que no seas tú con ello?

Me quedo con todas estas cuestiones vitales mientras saco Amor, curiosidad, prozac y dudas de la estantería para que me sirva de base para montar el belén de este año.

Anuncios

Un pensamiento en “Lucía Etxebarría de Asteinza

  1. Uf ,vaya crítica despiadada…. hombre tiene sus fallos, pero como es que ha ganado tres premios entonces? A mí me gustó su libro Ya no sufro por amor, pero dicen que es plagio.
    Lo que veo de malo en su literatura es que todos sus libros hablan de los mismo, chicas que se meten de todo , se acuestan con muchos chicos y tiene problemas mentales. Son muy repetitivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: