Lucía Etxebarría de Asteinza

Querida Lucy,

Hemos de reconocer que si tu literatura fuera fármaco sería uno genérico y que además sería una literatura sometida al deleznable sistema del copago: pago mediante los premios literarios y pago mediante la compra de tus novelas al por menor. Esta semana has sido cabeza de turca twittera debido a que te has quejado de que tu último libro elcontenidoseldilencio ha sido muy pirateado (mierda he puesto a bajar Avatar y se me ha bajado elcontenidodelsilencio.doc) y que te retiras durante tres años de la literatura porque no puedes vivir de ella. Y, pobrecita, en vez de recibir aliento por parte de tus seguidores, para que te quedes juntando palabras, lo que has recibido es un aplauso y una puerta abierta porque ya era hora de que nos dejaras de hacer de sufrir. Pobre Lucy. Y perdona las confianzas, pero después de haber leído tanto sobre ti en tus libros ya eres como una hemana (molesta) para mí.

Y es que eres un ser nacional muy denostado.  A la altura de Isabel Coixet, Elsa Lafuente (Pataky) o Mari Paz Campos Trigos. Sucede en estos tiempos actuales que lo que antes la gente comentaba en privado, cuando iba a desayunar y leía por casualidad algo tuyo, o cuando te escuchaba en la radio, ahora es patrimonio de lo público gracias a las redes sociales. En este sentido las redes están realizando una labor de justicia social. Están poniendo a cada uno en su sitio. Y claro,tú te has puesto a los pies de los caballos (por usar una terminología de sobremesa) y ahora echas alguna lagrimita de tristeza mientras que España pone de manifiesto la grimita que te tenía al estallar en alegría al enterarse de tu posible marcha. Porque parece ser, querida Lucy, que eres la única persona que no se había enterado que acumulas en tu propia persona los odios propios de un alguien que ha contagiado de ladillas a otro alguien.

Empezaste en esto de escribir cuando Almudena Grandes se nos hizo seria al juntarse con un poeta y no quiso publicar más libros guarros con la sonrisa vertical. Aprovechaste  entonces el hueco que había dejado ella y te instalaste en el psicodrama madrileño (y maquinero) sexual de tu vida. Aunque has repetido hasta la saciedad que no se trataba de libros autobiográficos (yo soy morena y mi protagonista es rubia).Vale.  Mi protagonista es filóloga inglesa y acaba de ser madre y tiene conflictos y celos con sus hermanas y su madre (como tú) y se tira a estrellas del Rock (como tú)… pero qué capacidad de improvisación vital que tiene esta Lucy.

Y luego llegó a tu vida el plagio. Y no has aprendido nada de ello. Ay Lucy, la otra acusada nacional de plagio se ha dedicado a lo que sabe hacer: plagiadora a tus tacones, se ha dicho. Ahora Ana Rosa triunfa en las mañanas y se ha olvidado por completo de que otros le escriban novelas absurdas. Tú, en cambio, intentaste ser tertuliana junto al Padre Apeles pero te salió el tiro por la culta porque como eres ancha de constitución y tienes un pelo valenciano que se deshidrata, pues como que te mueves mejor en el medio invisible (e inservible para la firma de autógrafos que es, para qué engañarnos, por lo que de verdad  te constituíste como escritora) de la radio en la que no se juzga tu apariencia de devoradora compulsiva de frapuccinosconextradecarameloporsolocincuentacéntimosmásporfavor.

Es público que hasta que te venía la próxima inspiración (o leías el fragmento de una novela que te gustara para copiar) de tu próximo libro te dedicaste a actualizar tu propia entrada en la wikipedia con una serie de “mentirijillas” piadosas sobre tu persona. Y es que Lucy llena eres de gracia.

Ahora te declaras sin recursos. Y sin memoria. Vamos a hacer cuentas de lo que has ganado en los últimos diez años:

1. El premio Nadal: 18.000 euros

2. El premio Primavera: 200.000 euros

3. El Premio Planeta: 600.000 euros

Y parece que ser que te has descapitalizado y que ahora no puedes llevar a tu descendencia a un colegio prepago como hasta este momento. Y es que los hijos son los que menos deben sufrir con los cambios: mantener las condiciones de vida actuales, suele decirse. Por este motivo quería darte unos consejos anticrisis puesto que dices no poder vivir sólo de la escritura durante los tres próximos años:

1. Haz un Interviú. Todos sabemos de las virtudes de tus tetas, no porque nos interesen en exceso, sino porque tú te has encargado de decir hasta la saciedad que los obreros siempre te los han piropeado mucho e incluso has intentado mostrar parte de ellos en alguna foto antimorbo (todo muy literario, claro), aunque si te dedices a hacer la portada tendrás que aguantarte con el siguiente titular: “Lucía Etxebarría plagia a la maja (desnuda)”.

2. Empieza el método Dukan (no, Lucy, comer semen de superiores a todas horas no es una dieta alta en alimentos protéicos) y en tres meses puedes ser solo pechos y ojos y darás bien en cámara. Te compras unos Loubotin reversibles (para ir dos días a la tele) y pones a parir a alguna folclórica. Ahí tienes asegurada una silla durante un año e incluso puede que heredes del buen hacer de Cristina Tárrega.

3. Trabaja. Vaya, esa opción no se te había ocurrido. Si no puedes vivir de la escritura (te recuerdo que solo un privilegiado uno por ciento de la población ejerciente en estos temas puede vivir de ello) pues ponte a dar clases de lengua a adolescentes que se masturban con tus primeras novelas y con tus tetas. También puedes prepararte una oposición a Registradora de la Propiedad Ajena. Allí, a pesar de ser tú, no hay discriminación posible. Según fuentes cercanas Isabel Coixet se está preparando las oposiciones para ser Inspectora de Hacienda.

Aseguras no buscar la polémica con tus declaraciones, por eso has dicho que Kurt Cobain era un gilipollas y un maltratador, has plagiado en poesía y prosa (por eso de que mezclar da resaca), has autocompletado tu entrada en la wikipedia , has afirmado hasta cinco veces que Elvira Lindo sería premio Planeta este año (a pesar de no haberse presentado) y ahora anuncias tu retirada de la tierra roja de Tara.  Se te ha acusado nuevamente de buscar publicidad al estilo Bebequeosfollenbien y tus últimas palabras entre cortinas de lágrimas (ojo que esta frase ya tiene copyright) han sido:

“Si yo quisiera una campaña de publicidad, me acostaba con un famoso, y por lo menos disfrutaría de ello” . Pero la pregunta es la siguiente: ¿Hay algún famoso que querría acostarse contigo? ¿Disfrutaría alguien que no seas tú con ello?

Me quedo con todas estas cuestiones vitales mientras saco Amor, curiosidad, prozac y dudas de la estantería para que me sirva de base para montar el belén de este año.

Anuncios

Mari Paz Campos Trigos

He de reconocerlo: Yo era fan de Paz Vega. Y lo confieso con esa clase de vergüenza ajena que da el presenciar algo íntimo en un sitio público. Es exactamente lo que me ha pasado con ella. Ha expuesto nuestra hermosa relación al público general. Se ha vendido. Me ha traicionado. También es cierto que mucha culpa de mi fanatismo hacia ella la tuvo el hecho de que protagonizará una película con mi director de cine español favorito, Julio Medem. A partir de aquella Lucía, empecé a fascinarme por esta chica andaluza que parecía tan natural e intuitiva en sus interpretaciones. Pero todo tiene un límite. Basta ya.
 
Paz, ¿por qué nos has abandonado? (y no es una frase pronunciada antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, pero bien podría serlo)
 
Su andadura en Hollywood no pudo ser mejor. Fue a las órdenes de James L. Brooks, el director de Mejor Imposible, que le dio un papel hecho a su medida: Una asistenta mejicana que sufre por no conocer bien la lengua inglesa para poder comunicarse con sus jefes. Básicamente era lo que le estaba pasando a ella al aterrizar en L.A por lo que hizo una interpretación más que digna, aunque como nadie es profeta en su tierra la distribuidora española hizo que nuesta Paz, la simpática sevillana salerosa, saliera de espaldas en el cartel español de la cinta. Esto fue un acto premonitorio de lo que pasaría mucho después. Todo el mundo español le daría la espalda. Pero eso es otra historia.
 
Acababan de llegar las lentejuelas, los trikinis, y Orson. Y fue el fin de una era.
 
Lo que podría haber sido un ascenso meteórico hacia el firmamento patrio se ha convertido en un discreto caminito de latina sexy en la inmensa tierra de las oportunidades. “Oportunidades para otras”, pensará la pobre Paz. Mientras, en España, la tierra en la que el hijo de Ana Obregón es sobrino del Rey y que huele a ajo según la descripción metaliteraria de Victoria Beckham, sólo ha acumulado una serie de odios que se ven acentuados a medida que descendemos hacia el sur de la Península Ibérica, en estadosunidosdeamérica lo que ha hecho es acumular una serie de pobres personajes ridículos que ya sólo por sus nombres merecen la pena no ser recordados. A saber, desde que Paz pisó la Meca de Hollywood, o la Meca de Hollywood la pisó a ella según se mire, sus personajes se han llamado de la siguiente manera: Caterina Sforza, Scarlet (jur), Lea Padovani, Nunik (quiero un Oscar), Santa Teresa de Jesús (?¿), Plaster of Paris (jurjur), Amaya, Elena Morales y Blanca Juárez (jurjurjur). 
 
La problemática principal radica en el mal hacer del acento de Paz que la condena a la más absoluta de las latinas y su poca o nula capacidad para ser distinguida de cualquier otra actriz morena de ojos negros (Freida Pinto, Alicia Braga, Salma Hayek o la mismísima Penélope Cruz). Ante esta disyuntiva, y como el hecho de actuar no funcionaba del todo, Paz pidió un préstamo personal y vendió todo su oro sevillano que era mucho para comprarse la friolera de doscientos trajes de fiesta, los cuales ha ido amortizando en sus diferentes apariciones públicas. Es necesario recordar que aún está pagando esto a plazos.
 
-¿Paz?
-Ajá.
-Queremos llenarte las tetas y el abrevadero de cristalitos por navidad.
-Ajá.
-Sería como purpurina pero con más caché, es algo que pensamos hacer todos los años y tú inaugurarás la era de las españolas sin éxito en el extranjero que pasan doce horas tumbadas mientras los estilistas les pegan diez millones de cristalitos.
-¿Puede peinarme Orson?
 
Y lo hizo.
 
Sin embargo, no todo fueron alegrías para ella. A mitad de su carrera, Paz, tuvo que echar mano de su currículum vitae y a sus dos consabidos segundos con Almodóvar en “Hable con Ella” (que a nivel laboral de los mortales es como exager los concimientos en el manejo de procesadores de textos, no nos engañemos)  para que algún incauto director europero le ofreciera una oportunidad “indie” para poder cosechar algún premio. El problema de todo fue que no supieron caracterizarla de fea. Nunik  parecía una enfermera armenia de guardia continua que encima no tenía escote y por eso la Paz más guerrera contratacó en la presentación disfrazándose de lafeadelasdeazúcarmoreno. Soy sexy y puedo hacer de normal parece decir. Elena Morales, sin embargo, estaba demasiado limpia para el marido tan sucio y guerrero que tenía. Para ello soñó que se tenía que cortar el pelo y lo hizo y pensó que eso le iría bien al personaje. Ambos seguroquetedanunoscar se quedaron en sendas peores películas de sus afamados y gafapastas directores. Pobre Paz.
 
Las últimas películas de Paz han pasado directamente a las estanterías de los videoclubs sin tener un estreno en salas comerciales. Una de ellas me la bajé de megavideo y se llamaba “Bajo la piel”. Se la puse a mi madre y me fui. Al terminar le pregunté si le había gustado Paz en la película. Me dijo que no salía. Le dije que sí que era ella y me dijo que qué se había hecho en la cara y que por qué tenía esa voz. Fueron una palabras reveladoras y quiero formular la misma pregunta al infinito a ver si me rebota en forma de respuesta: Paz, ¿Qué te has hecho en la cara? ¿Por qué te fuiste a rodar en otro idioma papeles de mierda para que te doble la misma actriz que dobla a Jennifer Love Hewitt en “Entre Fantasmas”? No oigo ninguna respuesta, sólo escucho un ligero eco de fondo pelomediterráneoqueseencrespasedeshidrataaaaaaaaaaa
 
Paz, que quería posponer la maternidad hasta ganar el oscar, ha tenido ya tres retoños con nombres americanos por eso de que queda muy bien volver a Sevilla y enseñar a tus amigas cotillas cómo se pronuncia bien el nombre de Ava o Lenon. Cosas de madres famosas. 
 
Mientras, Orson está pendiente de sus puntas abiertas y de que no coma hidratos de carbono a partir de las seis de la tarde. Eso es amor y lo demás son tonterías.
 
En los últimos tiempor otra insigne andaluza le está robando protagonismo en esto de la fama: Paz Padilla. Una guapa y salerosa andaluza que con su buen hacer en la televisión y su memoria prodigiosa a la hora de recordar cualquier tipo de nombre simple o compuesto hacen que sea la Paz más conocida en todo el territorio de la Andalucía Moderna. Allí ya la conocen como Paz la buena. Por ello, te sugiero, Paz (la mala), que igual que le pasó a Tamara (la mala), optes por cambiarte de nombre artístico para relanzar tu carrera internacional. Desde aquí te hago las siguientes propuestas sin ánimo de lucro:
 
Sugerencia 1: Mari Campos. Tendrías que volver a la ficción televisiva nacional para que ese nombre cuajara en Médico de Familia: Revolutions.
 
Sugerencia 2: Mari Trigos. Puf. La franquicia de supermercados de pueblo se te ha adelantado.
 
Sugerencia 3: Elsa Pataky. Lo sentimos. El nombre introducido ya corresponde con una usuaria de Hollywood.
 
Sugerencia 4: Gracita Morales. Disponible por muerte de la propietaria. Perfecto, creo que es lo que tienes que hacer. Cortarte el pelo al cero, llamarte Gracita Morales y hacer una película en la que seas una colombiana de padres españolas entrenada para acabar con el régimen cubano. Gracita Morales (la spanishartist antes conocida como Paz Vega) hazme caso.
 
Todo esto viene porque Gracita Morales (la spanishartist antes conocida como Paz Vega) ha decidido volver a la ficción española haciendo de María Magdalena (jurjurjurjur):
 
http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/378434/paz-vega-una-de-las-dos-marias-de-telecino-junto-a-alissa-jung
 
Hacía tiempo que no veíamos a Gracita Morales (la spanishartist antes conocida como Paz Vega) tan entregada con un proyecto. Podemos hacer las siguientes consideraciones ante tal acontecimiento:

1. Orson utiliza muy bien el serum en el pelo de su esposa.

2.El traje de María Magdalena es de Mango.

3. La cara de Gracita Morales (la spanishartist antes conocida como Paz Vega) es de “perpetración” anal.

4. El eyeliner es un cosmético que cumple unos dos mil catorce años en breve.

Gracita Morales (la spanishartist antes conocida como Paz Vega) ha añadido que en esta serie“interpreto a un personaje que pasa de la felicidad máxima a la tristeza. Luego tiene una revelación y siente la luz de nuevo. Es un personaje muy bonito de interpretar por todo lo que le ocurre”. Te entiendo a la perfección.Si a mí me quitan las pollas de la boca para pasar a apedrearme también pasaría de la felicidad máxima a la tristeza. Y es un personaje bonito de interpretar por todo lo que ocurre. Hace frío. Tengo caca. Mami. Gur.
 
Lo próximo de Gracita Morales (la spanishartist antes conocida como Paz Vega) será producir y protagonizar una comedia que se llamará “Amar en Madrid”. Ya que Almodóvar no la quiso de nuevo hará ella un remake de mujeresalbordedeunataquedenervios. No es por ser aguafiestas, pero yo que tú intentaría tener un cuarto hijo y saldría de nuevo en ELLE pero esta vez disfrazada de Avatar. Ahí está la rentabilidad y no en producciones, ni en eso de ser actriz. Se trata de compensar como bien decías tú comiendo lácteos.
 
Parece, querida Mari Paz, que lo has conseguido. A mí me habrás perdido como seguidor, pero siempre te quedará L´oreal. Porque tú lo vales y el resto, francamente querida, te importa un bledo.

Si nunca te has intoxicado al mezclar lejía conejo con oxígeno activo porqueseguroquequedamuchomáslimpio, es que nunca has limpiado. Guarrilla.

Fue el día en el que abrí el blog, el día en el que no oí a ningún pájaro llamar al Dios de los pájaros, el día en el que vinieron ellas, las que decían que traían consigo y con sus flautas toda la felicidad robada del mundo.

14:01 

-Hola, quería darme de baja, sí, bien. Hay otra compañía que me ofrece un terminaldeúltimageneración. ¿Qué he de pagar 317 euros sin impuestos indirectos incluidos y con la pérdida total del número actual de teléfono? Bien. Sí, lo he valorado, la otra empresa me ofrece un nuevo terminal y me descuenta en la factura durante cinco años el importe que tenga que pagarles a ustedes. ¿Mentira? No, señora Soledad, no le estoy tomando el pelo, me lo han puesto por escrito los de la otra compañía. ¿No pueden ofrecerme ustedes un terminaldeúltimageneración por ejemplo un iPhone 4? Ah, que ya cambié de terminal en agosto…bueno quiero seguir tramitando la baja, ¿tengo que mandar algún fax? Ah, que ahora la baja se hace por grabación de voz, pero si la última vez que llamé en agosto para darme de baja había que mandar un fax, ah, que esto ha cambiado (glups), bien, ¿me van a grabar solicitando la baja y hoy mismo ya no podré usar más este número de teléfono? Vale, es lo que quería (veo los fulgores de Mordor), bien, espero, ¿ya puedo decir mi nombre y apellidos para empezar a cursar la baja?

14:13

Pi, Pi, Pi, Pi, Pi, Pi, Pi.